The Wall: 40 años de vigencia

28 11 2019

0.jpg

La idea de este trabajo le surgió a Roger Waters cuando en un concierto de la gira de “Animals” en Montreal, (denominada Pink Floyd – In The Flesh), el comportamiento agresivo de un fan de primera fila condujo a Waters a escupirle en la cara. Inmediatamente disgustado consigo mismo y con lo que llegaban a ser algunos megaconciertos, Waters comenzó a fantasear con la idea de construir un muro entre el escenario y la audiencia, lo que llevó posteriormente a la concepción del álbum. The Wall es el undécimo álbum de estudio de la banda británica de rock progresivo Pink Floyd y su segundo doble, publicado en 1979. Se grabó entre abril y noviembre bajo la dirección del productor Bob Ezrin y de los miembros de Pink Floyd: David Gilmour y Roger Waters. Fue lanzado el 30 de noviembre del mismo año en el Reino Unido y el 8 de diciembre en los Estados Unidos.​

The Wall resultó ser uno de los más populares, con algunas canciones oscuras y también el inicio del fin de la banda tal y como había sido durante la década de los 70. Roger Waters dejaría el grupo en el 85, tras una de las mejores giras de la banda y muchas desavenencias de por medio.

Waters ideó este trabajo conceptual hilado por un personaje, una estrella de rock denominada Pink. Viene a recoger los vicios y virtudes de los miembros del grupo, pero sobre todo se ha interpretado como un álter ego del propio Waters. A través de esta figura, en cada canción se tratan temáticas como la guerra, la muerte, el fracaso o las drogas. El grupo recurre, como ya había hecho en 1977 con Animals, a la crítica social y política. Según se suceden los asuntos, se van sumando ladrillos a un muro protector que parece ser la única posibilidad de sobrevivir al mundo y a uno mismo.

La idea global queda resumida en el tema Another brick in the wall, tema clave que alcanzó el número uno en las listas estadounidenses y que ayudó a la explosión popular del disco. Se trata de una crítica a la homogeneización de los ciudadanos, a los corsés del sistema educativo, a la alienación. El tema fue adoptado un año más tarde por los estudiantes negros de Sudáfrica que protestaban contra el apartheid que sufrían en los colegios. Su carga simbólica fue de tal magnitud que llegó a ser prohibida por el gobierno del país.

El tour de The Wall estuvo marcado por una serie de inflables gigantes y parafernalias propias de Pink Floyd, entre la que destacaba el gigante Teacher (profesor) del tema citado. El espectáculo era muy ambicioso y no defraudó. The New York Times publicó en 1980 sobre la gira: “Es la piedra de toque contra la que habrá que comparar todos los futuros espectáculos del rock”.

El universo de The Wall quedó recogido en la película homónima que rodó Alan Parker. Invitado por el propio Waters a ver uno de sus conciertos, el director formuló un musical en el que la esencia teatral de los directos de la banda está totalmente incorporada.

0

The Wall ha sido interpretado como un reflejo de los sentimientos del propio Waters. Su compañero David Gilmour ha confesado que era “obvio” el malestar del músico hacia el final de su etapa en el grupo, que no se sentía “feliz” con lo que estaban haciendo. Las tiranteces fueron cada vez mayores y las marchas de Richard Wright y Waters no tardaron en producirse, pero ya habían compuesto algunos de los mejores álbumes de la historia del rock.

Algunos de los hits que contiene al álbum han trascendido el tiempo; ahí están “In the flesh”, “Another brick in the Wall”, “Mother”, “Goodbye blue sky”, “Hey you”, “Is anybody out there?”, “Run like hell” o la misma “Comfortably numb“.

Resulta verdaderamente desconcertante que cuarenta años después el hilo principal de este trabajo esté vigente en nuestros días…

 

 





Consigue el “Delicate Sound of Thunder” con el David Gilmour Tribute Amp de Rawson Sparfield

1 11 2019
aa.jpg

Harry Joyce Custom 100-F2B

 

¿Buscas el mejor tono David Gilmour?. La compañía de altavoces británica Rawson Sparfield lo tiene cubierto con el nuevo amplificador de Harry Joyce Custom 100F2B.

El cabezal de 100 vatios todo válvula se combina con una caja de altavoces Starfinder 4×12 de 400 vatios para un set que, según la compañía, recrea el sonido de la guitarra Gilmour de las giras clásicas de Floyd con “precisión milimétrica”.

Para empezar, hay un preamplificador F2B incorporado, el mismo circuito utilizado por Gilmour para alimentar la etapa de salida de su cabezal Hiwatt DR103.

Por otra parte, el nuevo amplificador lleva el nombre de Harry Joyce, el primer ingeniero de Hiwatt, quien, según Rawson, construyó el precursor del DR103 original.

0.jpg

Según Rawson, el amplificador ofrecerá “tonos gruesos y limpios de época a un volumen colosal con una asombrosa cantidad de cuerpo”, así como una compresión natural para toneladas de sustain.

El gabinete Starfinder de capas de abedul está construido según las especificaciones de los años sesenta y setenta de las cabinas utilizadas en el escenario por Gilmour, incluso hasta el patrón de tela del altavoz.

Viene cargado con cuatro altavoces DG12A de 12″ y 100 vatios que se reproducen con las mismas especificaciones que el Fane Crescendo 12A, el altavoz de guitarra de 100 vatios que ayuda a producir el sonido Floyd temprano.

Inside-of-finished-cab.png

2-Cabs-stcked.png

 





Pink Floyd anuncia un Box Set masivo

30 08 2019

0.png

El próximo 29 de noviembre, Pink Floyd Records lanzará “Pink Floyd The Later Years”, un conjunto de 16 discos (5xCDs, 6xBlu-Rays, 5xDVDs) que cubre el material creado por David Gilmour, Nick Mason y Richard Wright desde 1987 en adelante. El período generó ventas récord de más de 40 millones en todo el mundo e incluyó tres álbumes de estudio: ‘A Momentary Lapse Of Reason’, ‘The Division Bell’ y ‘The Endless River’, así como dos álbumes en vivo: ‘Delicate Sound Of Thunder’ y ‘ Pulse’. Con la producción adicional de David Gilmour y Andy Jackson, más de 13 horas de material audiovisual y de audio inédito, incluidos los buscados conciertos de Venice y Knebworth de 1990 en 1989, “Pink Floyd The Later Years” es un “must” para todos los fans.

‘Pink Floyd The Later Years’ presenta una visión ampliada de la historia de Pink Floyd desde 1987 hasta el presente y comienza con ‘A Momentary Lapse Of Reason’, el álbum que confirmó a Pink Floyd como uno de los artistas más grandes del mundo.

El álbum, presentado por primera vez en 5.1, ha sido actualizado y remezclado por David Gilmour y Andy Jackson. El lanzamiento del proyecto brinda la oportunidad de una nueva visión general del álbum “A Momentary Lapse Of Reason” al regresar a algunas partes del teclado de Richard Wright y grabar nuevas pistas de batería con Nick Mason, los productores David Gilmour y Bob Ezrin han restaurado el equilibrio creativo entre los tres miembros de Pink Floyd.

A lo largo de 1987 y 1988, los shows en vivo de la banda se convirtieron en la gira de conciertos más taquillera hasta la fecha. Nominado al Premio Grammy, “Delicate Sound Of Thunder”, filmado en el Nassau Coliseum en el estado de Nueva York, muestra a la banda en la cima de su forma. El concierto ha sido completamente actualizado y reeditado de los negativos de película originales de 35 mm por Aubrey “Po” Powell y Benny Trickett y el sonido se remezcló a 5.1. También incluye Terminal Frost y Welcome To The Machine, dos temas que no se incluyeron en el lanzamiento original de la película del concierto. Por primera vez, el concierto está disponible en 5.1 en Blu-ray y DVD.

Dos de las adiciones más solicitadas a “Pink Floyd The Later Years” son el concierto de Venecia de 1989, realizado en un escenario flotante frente a la Plaza de San Marcos y el de 1990 en Knebworth. Ambos conciertos, anteriormente inéditos, ahora están disponibles en DVD y Blu-ray (145 minutos). En el trascendental concierto de Knebworth, Pink Floyd encabezó la lista de estrellas (que incluyó a Paul McCartney, Dire Straits, Genesis, Phil Collins, Eric Clapton y Tears For Fears), en apoyo a la organización Nordoff Robbins, cuyos beneficios se destinaron a la creación la escuela BRIT. David Gilmour y Andy Jackson han remezclado el audio de este icónico concierto y las 7 pistas interpretadas en el día (con músicos invitados, incluido el saxofonista Candy Dulfer, la vocalista original de The Great Gig In The Sky, Clare Torry, el teclista Michael Kamen y Sam Brown con su madre, Vicki, en la voz), se lanzan aquí, así como por primera vez en CD.

El álbum de 1994 “The Division Bell” vendió más de 12 millones de copias, debutando en el número 1 en el Reino Unido, Estados Unidos, Australia y Nueva Zelanda. Se mantuvo en la cima de las listas de éxitos de los EE. UU. Durante 4 semanas, y también pasó al número 1 en otros seis países. La gira resultante fue capturada y grabada para el lanzamiento del concierto “Pulse”. Este lanzamiento contiene toda la película del concierto en vivo, reeditada y actualizada de los masters originales, de los innovadores conciertos de Earl’s Court, y disponible por primera vez en Blu-ray. También se descubrió por primera vez el metraje de la banda en ensayos el 20 de octubre de 1994 interpretando A Great Day For Freedom y Lost For Words.

En 2014, Pink Floyd lanzó “The Endless River”, que comprende principalmente música instrumental y ambiental basada en material grabado durante las sesiones de “The Division Bell”. Con David Gilmour, Nick Mason y Richard Wright, se grabó material adicional en 2013 y 2014, con una canción, Louder than Words, con letra de la autora y novelista Polly Samson (la principal letrista del álbum “The Division Bell”). “The Endless River” se convirtió en el álbum más reservado de todos los tiempos en Amazon UK y debutó en el número uno en varios países. La edición de vinilo fue el lanzamiento de vinilo más vendido en el Reino Unido desde 1997. Se incluye aquí por primera vez la película completa de 52 minutos nunca antes vista de ‘The Endless River’ de Ian Emes, famosa por su trabajo con Pink Floyd, incluyendo sus animaciones para One Of These Days, Speak To Me, Time y On The Run.

Completan el paquete horas de materiales inéditos, incluidos vídeos, material documental, pistas en vivo, películas y documentales mejorados de la gira. Incluye el primer lanzamiento, en Blu-ray, DVD y vinilo de 7″ de la última presentación en vivo de Pink Floyd con David Gilmour, Nick Mason y Richard Wright juntos en 2007. Este concierto especial de Arnold Layne tuvo lugar en el Syd Barrett Tribute Concert en The Barbican el 10 de mayo de 2007. El set completo cuenta con audio previamente inédito o remezclado, además de audiovisuales restaurados, remasterizados y reeditados que incluyen imágenes inéditas de conciertos y clips promocionales.

Con la ayuda de Nick Mason y el archivo de Pink Floyd, la caja viene con reproducciones de obras de arte, carteles, programas, laminados de gira, libros de letras y mucho más, incluyendo dos singles de vinilo de 7″ (la versión en vivo de Arnold Layne del Concierto Tributo Syd Barrett en 2007 y Lost For Words de los ensayos de la gira ‘Pulse’ en Earl’s Court). También se incluye un nuevo libro de fotos de tapa dura de 60 páginas, diseñado por Aubrey Powell y Peter Curzon de StormStudios, que incluye muchas imágenes nunca antes vistas.

Los 5 CD están encerrados en su propio libro de tapa dura de 40 páginas con una guía extensa de todo el contenido, listas de canciones y créditos.

También habrá un paquete 2-LP / 1-CD “Highlights”. Viene en una funda desplegable (para 1-CD y 2-LP), y cada uno contendrá un folleto de 24 páginas que contiene fotos inéditas y raras.





$3.975.000 por la Black Strat!

21 06 2019
Resultado de imagen de david gilmour black strat

David Gilmour con su famosa Blcak Strat

La muy esperada subasta de la colección personal de guitarras de David Gilmour sacudió el mundo de la guitarra desde el primer momento.

La noticia más importante de la mañana fue la venta por $1,095,000 de la Martin D-35 de Gilmour de 1969, la misma guitarra que se escuchó en el Wish You Were Here de Pink Floyd, especialmente en la icónica canción del título.

Pero la estrella indiscutible de la subasta fue la legendario Black Strat de 1969, que alcanzó $3,975,000, estableciendo un nuevo récord mundial de subasta para cualquier guitarra. Esta es, por supuesto, la “guitarra David Gilmour”: la que se escucha en “Comfortably Numb”, “Shine on You Crazy Diamond”, “Money” y muchas otras. La guitarra pasó por muchas modificaciones a lo largo de los años, que solo se sumaron a su mística. Con su superficie marcada por la batalla, no sería difícil creer que esta guitarra haya estado en el lado oscuro de la Luna..y de vuelta.

Hablando de los productos de Fender, la Stratocaster “# 0001” Olympic White se vendió por $1,815,000. Gilmour usó la guitarra en The Wall, en la parte de guitarra funky rhythm de “Another Brick in the Wall (Parte 2)”. Aunque parte de la historia de esta guitarra es confusa (aunque la mayoría de las historias involucran a un joven Seymour Duncan), Gilmour tiene claro por qué era especial para él: “Algunas guitarras hacen que todos suenen igual. Otros tienden a enfatizar las diferencias, es lo que esta hace”.

La Fender Strat Candy Apple Red 1984 obtuvo un impresionante valor de $615,000, mucho más alto que su estimado de $25,000. Se puede escuchar en A Momentary Lapse of Reason y The Division Bell. Una Strat negra de 1984 que una vez fue tocada por George Harrison se vendió por $212,500.

Su Gibson Les Paul Goldtop de 1955 se vendió por $447,000. Gilmour la usó en el tour The Wall para “Happiest Days of Our Lives,”, “One of My Turns” y “Last Few Bricks”.

Mientras tanto, la increíblemente rara Gretsch White Penguin de 1958 alcanzó $447,000, y una atractiva Charvel de 1981 se vendió por $75,000. Su Gibson J-200 Celebrity de 1985 (originalmente propiedad de John Illsley de Dire Straits) llegó a $243,750, mientras que una lap-steel Jedson de 1974 se vendió por $300,000.

“Estas guitarras me han servido muy bien. Me han dado canciones y melodías, pero pensé que sería bueno para ellas seguir adelante y crear nueva música con diferentes personas. Con suerte, también recaudarán una buena cantidad de dinero, que planeo donar a la caridad, y eso hará algún bien directo en este mundo con todas sus dificultades”, dijo Gilmour.





La subasta de David Gilmour

17 06 2019

0.jpg

Faltan pocos días para que David Gilmour venda 120 de sus preciadas guitarras, incluida la legendaria Black Strat, además de legendarios instrumentos que abarcan guitarras antiguas de la talla de Fender, Gibson, Martin y Gretsch, incluida una Stratocaster de 1954 con número de serie #0001.

Las ganancias de la subasta del 20 de junio se destinarán a la fundación de beneficencia de Gilmour para beneficiar a las víctimas de la hambruna, la falta de vivienda y el desplazamiento.

Si no puedes ir a la subasta (!) puedes darte una vuelta virtual pinchando aquí.

 





La subasta de las guitarras de Gilmour

11 04 2019
0.jpg

David Gilmour

El guitarrista de Pink Floyd, David Gilmour, ha anunciado planes para vender 120 instrumentos de su asombrosa colección de guitarras, incluido su legendaria Black Strat, algunas acústicas increíbles y su Strat con número de série 0001 de 1954.

Echamos un vistazo más de cerca a algunos de los instrumentos de la subaste de que se celebrará en Nueva York el 20 de junio…(entre paréntesis se indica el precio de venta estimado)…

0.jpg

The Black Strat (de 100.000 a 150.000)

0.jpg

Fender Stratocaster #0001 1954 (de 100.000 a 150.000)

0.jpg

Fender Stratocaster  1957  Lake Placid Blue (de 60.000 a 90.000)

0.jpg

Fender Stratocaster Reissue ’57 1984 (de 15.000 a 25.000)

0.jpg

Fender Stratocaster Reissue ’57 1983 (de 8.000 a 12.000)

0.jpg

Fender Broadcaster 1950 (de 50.000 a 70.000)

0.jpg

Martin D-12-28 1971

0.jpg

Gretsch 6134 White Penguin 1958

 

 

 

 





David Gilmour Guitar Exhibition abre sus puertas en Londres

30 03 2019
0.jpg

David Gilmour

Tal como informamos, David Gilmour ha decidido subastar muchas de sus guitarras, y las ganancias se destinarán a su asociación benéfica. Antes de la venta, el guitarrista de Pink Floyd ha dispuesto que sus instrumentos se exhiban al público en Christie’s Londres.

La subasta incluye más de 120 instrumentos de su colección personal de guitarras, muchos de ellos utilizados en los álbumes de Pink Floyd. Algunas se utilizaron para grabar canciones famosas como “Wish You Were Here”, “Money” y “Another Brick In The Wall”. Esta es probablemente una de las subastas de guitarra más importantes, y tendrá lugar en Nueva York el 20 de junio de 2019.

Gilmour declaró: “muchas de las guitarras de esta subasta son guitarras que me han dado una melodía, por lo que muchas de ellas se han ganado su sustento. Estas guitarras, que me han dado tanto, es hora de que pasen a otras personas que, con suerte, encontrarán alegría y tal vez creen algo nuevo”.

La más reconocible de las guitarras que se venden es probablemente la famosa Black Strat de Gilmour, una Stratocaster de 1969, que compró en Manny en Nueva York en 1970.








A %d blogueros les gusta esto: