Live Aid sigue generando records…

29 12 2021
Queen Live Aid Wallpapers - Wallpaper Cave

Para celebrar más de mil millones de visitas en los canales oficiales de Live Aid y Live 8 de YouTube, Band Aid y YouTube han publicado un nuevo vídeo de entrevistas, imágenes raras y documentales sobre el legendario evento musical de julio de 1985…cada vista genera dinero para Band Aid Trust

A treinta años del Live Aid | Dia mundial del rock, Carteles de rock,  Imagenes de rock




29 años sin Freddie

24 11 2020

Hoy se cumplen 29 años de la muerte de Freddie Mercury, líder de Queen, que a los 45 años falleció en su casa de Kensington, Londres, un día después de anunciar que estaba infectado por el virus del sida.

Roxy Meade, portavoz del músico, informó a primeras horas de la madrugada que Mercury había muerto «como consecuencia de una bronconeumonía provocada por el sida».

Un día antes Freddie había dicho: «respondiendo a las informaciones y conjeturas que sobre mí han aparecido en la prensa desde hace dos semanas, deseo confirmar que he dado positivo en las pruebas del virus y que tengo el sida. Es hora de que mis amigos y mis fans en todo el mundo conozcan la verdad, y deseo que todos se unan a mí, a mis médicos y a todos los que padecen esta terrible enfermedad para luchar contra ella».

Una de las mejores actuaciones de la banda, con un Mercury en el zenit de su carrera, fue en el Live Aid de 1985…

La actuación de Queen en Live Aid 1985 duró solamente 21 minutos, pero fue este abreviado show el que llegaría a marcar la historia del rock y transformaría la banda para siempre. A pesar de que habían disfrutado de un éxito continuado con su álbum número 11, «The Works», que vendía platino en 1984, el líder de la banda, Freddie Mercury se sentía desilusionado. «Todos estábamos formando una especie de rutina», dijo.

Mercury en ese momento «quería salir de estos últimos 10 años de lo que estábamos haciendo. Era tan rutinario. Era como ir al estudio, hacer un álbum, dar la vuelta al mundo y cuando vuelves ya era hora de hacer otro. Después de un tiempo es como un pintor…ya sabes, pintas, y luego retrocedes y lo miras en perspectiva. Eso es exactamente lo que necesitábamos. Solo necesitábamos estar alejados el uno del otro, de lo contrario, simplemente continúas con esa rutina».

Bob Geldof y Midge Ure organizaron un espectáculo benéfico en ayuda de la hambruna etíope. El concierto reunió a algunas de las más grandes estrellas del rock en dos escenarios en Londres y Filadelfia. En un día lleno de actuaciones memorables: la actuación de Queen en Live Aid realmente acaparó el espectáculo. Comenzando con una versión abreviada de Bohemian Rhapsody, el mega-éxito de 1975, la lista de canciones del grupo prometía éxitos más queridos: Radio Ga Ga, Hammer To Fall, Crazy Little Thing Called Love, We Will Rock You y un emocionante We Are The Champions que cerró su set. Esto fue todo antes de que Mercury y Brian May subieran al escenario durante el gran final del espectáculo con su interpretación acústica de Is This World We Created?, un momento en el que Mercury comentó: “parece que escribimos la canción para este evento, pero no lo hicimos, aunque parece que se ajusta a la situación».

La actuación ayudó a transformarlos en un grupo inolvidable y se convirtieron en la mayor actuación británica en vivo de los 80. El hecho de que su performance de Live Aid sea el punto de inicio y final de la reciente película biográfica Bohemian Rhapsody ilustra aún más el momento crucial en que los miembros restantes de la banda sienten la definición de su carrera. Fueron la única banda lo suficientemente inteligente como para saber cómo tocar todos sus éxitos en versiones acortadas, trayéndoles de vuelta grandes momentos que parecían olvidados. Antes del evento de Live Aid, Freddie fue más claro en su motivación para el espectáculo: «no lo estoy haciendo por el sentimiento de culpa. Incluso si no lo hiciera, la pobreza seguiría allí. Es algo que siempre estará ahí, para ser honesto, cuando piensas en ello. Todo lo que podemos hacer para ayudar son cosas maravillosas. Lo hago por orgullo, orgullo de que me hayan pedido y que puedo hacer algo así. Y básicamente lo estoy haciendo porque siento que de una manera todo el trabajo arduo que he hecho a lo largo de los años ha dado sus frutos, porque en realidad me piden que haga algo de lo que me sienta orgulloso. Estoy con todos los grandes y puedo hacer algo que valga la pena; cantar algo que es una parte integral de lo que está sucediendo, ya sabes, y la canción We Are The Champions parece transmitir eso, sin que nosotros lo pensemos. Eso es lo que es mágico, y creo que probablemente me llenará de lágrimas los ojos».

Estas fueron sus declaraciones previas al concierto. La leyenda dice que la invitación de Bob Geldof a Queen para tocar en Live Aid consistió en lo siguiente: «Díganle al viejo que va a ser la cosa más grande de la historia…» Freddie, naturalmente, lo encontró irresistible.





The Wall: 40 años de vigencia

28 11 2019

0.jpg

La idea de este trabajo le surgió a Roger Waters cuando en un concierto de la gira de «Animals» en Montreal, (denominada Pink Floyd – In The Flesh), el comportamiento agresivo de un fan de primera fila condujo a Waters a escupirle en la cara. Inmediatamente disgustado consigo mismo y con lo que llegaban a ser algunos megaconciertos, Waters comenzó a fantasear con la idea de construir un muro entre el escenario y la audiencia, lo que llevó posteriormente a la concepción del álbum. The Wall es el undécimo álbum de estudio de la banda británica de rock progresivo Pink Floyd y su segundo doble, publicado en 1979. Se grabó entre abril y noviembre bajo la dirección del productor Bob Ezrin y de los miembros de Pink Floyd: David Gilmour y Roger Waters. Fue lanzado el 30 de noviembre del mismo año en el Reino Unido y el 8 de diciembre en los Estados Unidos.​

The Wall resultó ser uno de los más populares, con algunas canciones oscuras y también el inicio del fin de la banda tal y como había sido durante la década de los 70. Roger Waters dejaría el grupo en el 85, tras una de las mejores giras de la banda y muchas desavenencias de por medio.

Waters ideó este trabajo conceptual hilado por un personaje, una estrella de rock denominada Pink. Viene a recoger los vicios y virtudes de los miembros del grupo, pero sobre todo se ha interpretado como un álter ego del propio Waters. A través de esta figura, en cada canción se tratan temáticas como la guerra, la muerte, el fracaso o las drogas. El grupo recurre, como ya había hecho en 1977 con Animals, a la crítica social y política. Según se suceden los asuntos, se van sumando ladrillos a un muro protector que parece ser la única posibilidad de sobrevivir al mundo y a uno mismo.

La idea global queda resumida en el tema Another brick in the wall, tema clave que alcanzó el número uno en las listas estadounidenses y que ayudó a la explosión popular del disco. Se trata de una crítica a la homogeneización de los ciudadanos, a los corsés del sistema educativo, a la alienación. El tema fue adoptado un año más tarde por los estudiantes negros de Sudáfrica que protestaban contra el apartheid que sufrían en los colegios. Su carga simbólica fue de tal magnitud que llegó a ser prohibida por el gobierno del país.

El tour de The Wall estuvo marcado por una serie de inflables gigantes y parafernalias propias de Pink Floyd, entre la que destacaba el gigante Teacher (profesor) del tema citado. El espectáculo era muy ambicioso y no defraudó. The New York Times publicó en 1980 sobre la gira: “Es la piedra de toque contra la que habrá que comparar todos los futuros espectáculos del rock”.

El universo de The Wall quedó recogido en la película homónima que rodó Alan Parker. Invitado por el propio Waters a ver uno de sus conciertos, el director formuló un musical en el que la esencia teatral de los directos de la banda está totalmente incorporada.

0

The Wall ha sido interpretado como un reflejo de los sentimientos del propio Waters. Su compañero David Gilmour ha confesado que era “obvio” el malestar del músico hacia el final de su etapa en el grupo, que no se sentía “feliz” con lo que estaban haciendo. Las tiranteces fueron cada vez mayores y las marchas de Richard Wright y Waters no tardaron en producirse, pero ya habían compuesto algunos de los mejores álbumes de la historia del rock.

Algunos de los hits que contiene al álbum han trascendido el tiempo; ahí están «In the flesh», «Another brick in the Wall», «Mother», «Goodbye blue sky», «Hey you», «Is anybody out there?», «Run like hell» o la misma «Comfortably numb«.

Resulta verdaderamente desconcertante que cuarenta años después el hilo principal de este trabajo esté vigente en nuestros días…

 

 








A %d blogueros les gusta esto: