Gibson vs Warwick

4 11 2020

La disputa legal entre Gibson y Warwick sobre las marcas registradas de la forma del cuerpo del primero resurgió hoy, con la victoria de Warwick en la corte alemana con respecto al modelo exclusivo de Wolf Hoffmann, mientras Gibson ha logrado una serie de victorias en la UE, en la división de apelaciones de la Oficina de Propiedad Intelectual sobre sus marcas registradas Les Paul, Flying V y ES.

Framus Wolf Hoffman Signature Flying Fortress

Gibson primero tomó una orden judicial contra Warwick por el modelo de Framus Wolf Hoffman en 2014, alegando que el diseño de la guitarra infringía sus marcas comerciales Flying V, y tuvo éxito en las dos primeras audiencias preliminares.

Después Warwick llevó el caso al Tribunal Regional Superior de Hamburgo, que falló a favor de la marca que la guitarra no infringía las marcas comerciales de Gibson, a pesar de las similitudes en el diseño. Las razones de esta decisión incluyeron que los compradores potenciales no entendían las diferencias entre las dos guitarras, a la vez que se señalaron las diferencias técnicas y físicas entre los dos diseños.

Si bien estuvo de acuerdo en que había “similitudes indiscutibles en la forma del cuerpo y el clavijero” entre las guitarras, el tribunal dictaminó que había “desviaciones perceptibles y, por lo tanto, no solo insignificantes del patrón de denuncia para el producto final”.

Sin embargo, antes de este revés en el caso Hoffman, Gibson obtuvo éxitos recientes en su esfuerzo por proteger sus marcas comerciales existentes contra Warwick con la Oficina de Propiedad Intelectual de la Unión Europea (EUIPO).

Warwick había apelado contra la presentación de Gibson de marcas comerciales en 3D para las formas Les Paul, SG, Flying V y ES (inicialmente presentadas en 2011), y trató de cancelarlas de la misma manera que había argumentado con éxito en el caso de las formas no 3D de los modelos Thunderbird, Firebird y Flying V en febrero de 2020 y junio de 2019 respectivamente.

Sin embargo, en este caso, la EUIPO dictaminó que debido a que los registros 3D en cuestión lucían claramente el logotipo del fabricante en cada caso, los argumentos de Warwick eran “insuficientes para cuestionar el carácter distintivo” de la marca y, de hecho, los regitros eran “intrínsecamente distintivos” como como resultado de la presencia de los logotipos de Gibson y Epiphone en cada marca.

Warwick recibió la orden de pagar 1.000€ por cada una de las apelaciones fallidas, mientras que Gibson ahora tiene que decidir si apelará el fallo del Tribunal Regional Superior de Hamburgo en el caso Wolf Hoffman en el Tribunal Supremo.


Acciones

Información




A <span>%d</span> blogueros les gusta esto: