Fallece Eduardo Bort, percusor y referente del rock progresivo en España

27 02 2020
0

Eduardo Bort

Eduardo Bort (Valencia, 1948 – 2020) fue uno de los músicos españoles que encarnaron con mayor precisión el inspirado virtuosismo del mejor rock progresivo de los años setenta. Lo hizo rayando a un nivel equiparable al de cualquier figura europea o anglosajona. Tanto en conciertos apabullantes, según cuentan las crónicas del momento, entre ellos, los que ofreció en festivales como Ademuz Rock Country o Canet Rock, antecedentes de nuestros grandes festivales actuales, e incluso el que se dio en un portaaviones norteamericano que repostó en Valencia camino de Vietnam, como en discos tan sobresalientes como su álbum homónimo de 1974

A finales del verano de 1974, en las oficinas de la discográfica EMI en Londres, las mismas en las que los Beatles posaron para las portadas de los legendarios discos recopilatorios rojo y azul, tuvo lugar una reunión en la que bien pudo haber cambiado buena parte de la historia de la música de los 70. En su despacho, el jefe de A&R de la EMIJoop Visser, había citado al joven guitarrista y compositor valenciano Eduardo Bort, quien le había llevado las cintas del que iba a ser su debut discográfico. El encuentro había sido propiciado por una amiga común, la ejecutiva Judith Wardle.

El valenciano Eduardo Bort era ya un músico con experiencia, había militado en diversas formaciones en los sesenta como Los ExcitersLos Bodgies o La Oveja Negra, y se había instalado entre París, Londres y Suiza con Out, una banda en la que cantaba Jean François Pernaud, heredero del imperio de la firma de anís francesa y con quienes grabó un disco que nunca vio la luz. Había adquirido enorme experiencia en diversos estudios de grabación europeos. A principios del 74, registró en los estudios madrileños Audiofilm un disco que iba a resultar histórico y que asombró a los propios técnicos de sonido desde que empezaron a descargar sintetizadores y otros instrumentos raramente vistos en aquella España dominada por cantautores y baladistas. Se estaba gestando la más importante edición de la psicodelia y el rock progresivo español. Solo faltaba un sello que lo lanzara, preferiblemente desde un país que entendiera este tipo de sonidos vanguardistas.

Por su parte, el holandés Joop Visser pasaría a la historia como el hombre que fichó a Queen para la EMI. Y lo hizo sin excesivo entusiasmo, nunca fue devoto de la banda de Freddie Mercury, le parecían demasiado heavys, pero confiaba en que relevaran a Deep Purple, cuyo cantante, Ian Gillan acababa de abandonar el grupo, dejando en el aire su continuidad. Además, el primer disco de Queen tuvo desigual crítica y aceptables ventas, pero lejos de lo que estaba por llegar, y lo cierto es que Visser no estaba del todo convencido de que triunfaran. Amante del jazz y el blues,  aquella grabación que estaba escuchando aquel día en su despacho con el propio Eduardo Bort, le pareció mucho más atractiva y con enormes posibilidades de lanzamiento internacional, siguiendo la estela de bandas como Yes. Así lo recordaba el propio Eduardo Bort: “Tras las presentaciones, Joop colocó la cinta en un magnetofón Revox. No paró hasta oír absolutamente todo lo que había grabado, casi una hora. Al final se sentó y preguntó por el guitarrista, el compositor y la grabación. Por fin se levantó, me tendió la mano felicitándome y dijo: ‘Tenéis que venir a Inglaterra y vivir aquí tres meses que es el tiempo que necesito para arreglar vuestra situación legal. Tú, Eduardo, habla con tu gente y convénceles para que vengan. Hay que buscar un teclista inglés, también buscaremos un cantante. Para otoño ya seréis residentes y a finales de año o principios del 75, la EMI os lanzará desde Inglaterra a lo grande.” Seguramente a Joop Visser se le antojó que el proyecto que le había presentado Eduardo Bort podría tener más recorrido que el de Queen.

0

Pero Eduardo Bort se encontró con la negativa de su banda, compuesta por músicos valencianos, a trasladarse a vivir a Londres. El propio Eduardo, ya con familia, tenía muchas dudas. Y nunca contestó a la propuesta de Joop Visser. Este, a su vez, fue despedido de la EMI, justo un año antes de que Queen asombraran al planeta con Bohemian Rapsody. El lanzamiento internacional de Eduardo Bort quedó abortado.

De regreso a Madrid, Eduardo Bort decidió publicar su disco en solitario, bajo su propio nombre, y con Gong, subsello de Moviplay. El álbum, Eduardo Bort, ha pasado a la historia como la gran referencia del rock progresivo español, un bellísimo canto a la psicodelia, inspirado en Lovecraft y Lord Dunsany. Una de sus piezas, Pictures of Sadness, quedó en primer lugar en las votaciones telefónicas populares del programa musical European Pop Jury, que emitían varias emisoras de radio europeas, incluyendo Radio Carolina, con sus emisiones piratas desde un barco anclado en aguas internacionales frente a las costas inglesas. Pero aquí nadie se enteró, ni siquiera la discográfica. La edición original de su álbum debut es una de las referencias más buscadas por coleccionistas del mundo entero, no hace mucho se pagaron en eBay más de 2.000 dólares por una copia de ese disco, que ha reeditado Warner en 2014. Aquel primer álbum homónimo, la cumbre de su carrera y una de las piedras angulares del rock progresivo europeo, culminaba todo lo aprendido por Bort en sus años de fogueo como músico. Se trata de un disco prácticamente único en el contexto del rock valenciano y español del momento, un trabajo singular y aventurado, que podía permitirse mirar de tú a tú a sus referentes foráneos. Siempre se ha dicho que sus surcos se situaban en algún lugar entre entre Pink Floyd y Carlos Santana, con quien el valenciano llegó a tocar.

Eduardo Bort grabaría en 1985 su segundo álbum, “Silvia”, y desde entonces no dejó de actuar en diferentes países europeos, Sudamérica y Japón…

Eduardo Bort falleció este miércoles por la tarde a los 72 años de edad en el Instituto Valenciano de Oncología, donde estaba siendo tratado de un cáncer de pulmón. El artista dice adiós pocos meses después de que se le rindiera uno de los mayores homenajes de su carrera, un concierto en el Teatre Principal que contó con la participación de Max Sunyer o Jorge Pardo, entre otros. “Ha sido y es un artista avanzado a su tiempo que de manera inexplicable no ha sido reconocido en su tierra. Espero y deseo que este concierto sirva para redescubrirlo y para que, aquellos que tienen como referentes a Santana o Pink Floyd, añadan a sus listas de reproducción los discos de Eduardo”, explicó entonces Marga Landete, directora adjunta de Música y Cultura Popular del Institut Valencià de Cultura.

Acciones

Información




A %d blogueros les gusta esto: