Ampliando nuestras escalas en un blues…

29 08 2013
Oscar Díez

Oscar Díez

Por Oscar Díez*

Cuando nos disponemos a hacer un solo en un blues, lo primero que suele venirnos a la cabeza es la escala pentatónica menor. Decisión correcta, esta escala es un “seguro de vida”, una forma de acertar en casi todas las notas que tocamos. Ahora bien, es sencilla, demasiado sencilla, y nos deja poco margen. Sólo unos pocos elegidos, guitarristas que han tenido un estilo muy personal, un don, y un feeling fuera de lo común, han conseguido exprimir esta escala de mil maneras diferentes (BB King, Eric Clapton, Johnny Winter…).

Con los años y la evolución del género, nuevas generaciones de guitarristas han dado al blues un sonido más diverso y adaptado a los tiempos, incluyendo en sus fraseos, escalas diatónicas, modos, arpegios, enfocando sus solos desde perspectivas modales y tonales, etc. Me refiero a gente que va desde Robben Ford hasta Joe Bonamassa pasando por muchos otros (Warren Haynes, John Mayer, Andy Timmons, Pat Travers, Richie Kotzen…).

El ejemplo que os presento es un blues básico en A. Están representados los tres acordes (A7, D7 y E7). En el caso del blues menor hay algunas variables dependiendo de si D y E son mayores o menores.

En color amarillo represento qué escalas pentatónicas podemos usar (incluyendo la escala de blues con b5).

En color azul represento qué escalas diatónicas o modos podemos usar.

En color verde represento qué arpegios usar.

Y cada unos de estos “colores” está dividido a su vez en una perspectiva tonal y otra modal. ¿Qué diferencia hay? Tocar desde una perspectiva tonal es basar el fraseo en la tonalidad original del tema (A en este caso), cambiando de una pentatónica mayor a otra menor (o de un modo a otro) siempre de A, según la base progresa hacia D o E. Es diferente cuando tocamos de forma modal, en este caso “perseguimos” cada acorde y las opciones que ofrece: cuando suena A valoramos qué pentatónica de A tocar (mayor, menor…) o qué modo (mixolidio, dórico, eólico…) etc. Al cambiar a D pasaremos a solear sobre una pentatónica, modo o arpegio en D, y al cambiar a E exactamente igual (pentatónica, modo o arpegio en E). Esta forma es más compleja pero nos da muchas posibilidades a lo largo del mástil.

Dos cosas a tener en cuenta:

1.- Estas fichas son sólo una aproximación, hay muchísimas más posibilidades, sobretodo en los arpegios, simplemente he comenzado mostrando la opción más usual y sencilla para comenzar.

2.- Saber más escalas no nos dará mejor fraseo si no las aprovechamos bien. No se trata de hacer el patrón arriba y abajo, sino de investigar, copiar y crear frases con gusto que enriquezcan lo que ya teníamos interiorizado.

Cómo practicar

No hay que hacer una lectura horizontal de cada cuadrante, de hecho, la diversión está en mezclar, en escoger en cada momento una de las opciones ¿Qué tal comenzar un blues con pentatónica menor y cambiar a unos arpegios modales cuando cambiamos a D? ¿Y volver a pentatónica mayor o mixolidio cuando la secuencia de acordes retorna a A?

Las posibilidades son infinitas… O casi, espero que lo disfrutéis. (clik para abrir los pdf’s)

Ejecución solista en un blues mayor (I)

Ejecución solista en un blues menor (I)

*Ócar Díez, músico, guitarrista y profesor es endorser Vanz Guitars y artista Klein Pickups


Acciones

Information




A %d blogueros les gusta esto: