El equipo necesario para estudiar guitarra

9 10 2011

Por Oscar Díez*.

Muchas veces me han preguntado qué materiales hacen falta para poder estudiar guitarra en condiciones, para poder practicar en casa lo aprendido en las clases y hacerlo con un equipo que dé una calidad suficiente para que estemos cómodos estudiando. Hay quien puede disponer de auténticos estudios profesionales (o casi) y, por el contrario, hay quien saca un gran rendimiento a un equipo de presupuesto más ajustado.

En este artículo vamos a hacer un repaso de qué es lo básico que debemos tener, y con qué se puede “endulzar” para disfrutar mucho más del estudio. Ojo, tampoco hay que obsesionarse con el equipo y pensar que, si no tenemos tal o cual cosa, no vamos a poder estudiar. Hay que recordar que, guitarristas con mucho talento (Jeff Beck, Slash, Hendrix, Stevie Ray Vaughan…) no disponían en sus años del material y la tecnología que tenemos hoy pero supieron exprimir al máximo aquellos bienes que tenían a su alcance, posiblemente, una guitarra, un ampli y poco más.

Pero volviendo a la actualidad, diríamos que el equipo que usemos para estudiar debería poder desempeñar unas funciones básicas: con él deberíamos poder reproducir canciones, va a ser una parte importante de nuestro estudio cuando haya que sacar o escuchar algún tema. También debería prestarnos la posibilidad de tener un sonido de guitarra decente mediante un ampli, un emulador, etc. Más adelante nos centraremos en este tema. Con nuestro equipo deberíamos poder grabarnos a nosotros mismos tocando, una parte importantísima a la hora de valorarnos. Por último, deberíamos tener algún tipo de metrónomo que nos proporcione un tempo ajustable para tocar los ejercicios, sobretodo los de velocidad. En resumen, es básico para estudiar que podamos:

  • Escuchar canciones
  • Tener un sonido de guitarra
  • Grabarnos a nosotros mismos
  • Tener un tempo ajustable

Una vez que tengamos el equipo básico, como he dicho antes, podemos ampliarlo para que tenga más prestaciones, por ejemplo:

A la hora de escuchar canciones, mejor si podemos trabajar sobre ellas, pudiendo repetir una parte que nos estamos aprendiendo, ralentizar el tempo, cambiarlas de tono,…

Nuestro sonido de guitarra puede tener varios matices, distorsiones, limpios, efectos,…

Al grabarnos a nosotros mismos podemos elegir hacerlo en vídeo, así además de nuestro sonido analizaremos posiciones y demás.

Además de un tempo ajustable en forma de “clic” podemos mejorarlo teniendo una base armónica (caja de ritmos, backing tracks…)

Antes de traducir esta introducción en una lista de artículos concretos debo decir que hay dos caminos básicos a la hora de elegir un equipo para estudiar: comprar los aparatos sueltos (por ejemplo, caja de ritmos + ampli + pedales + reproductor de CD + grabadora, etc.) o disponer de un ordenador, ya que hoy en día hay softwares que hacen las funciones de estos aparatos (emulan a un ampli, reproducen música, graban,…). Si mezclamos una vertiente y la otra las posibilidades son infinitas. Vayamos pues a lo concreto:

¿Cómo sacar un sonido de guitarra?

Si optamos por comprar un amplificador, es recomendable que tenga varios canales, al menos limpio y sucio. Hay gamas especiales de marcas conocidas (Fender, Roland…) orientadas al estudio, con efectos, emulaciones, entrada de línea y más prestaciones.

Por el contrario, podemos usar un emulador de sonidos que podemos adquirir en forma de pedalera o rack (Line 6, Vox, Behringer…) o en forma de software (Guitar Rig, Pod Farm…). Usando emuladores o programas es recomendable enviar el sonido a un ordenador, tema del que ya hemos hablado.

¿Cómo escuchar canciones?

Si contamos con un reproductor tipo mini-cadena sería aconsejable que pudiese reproducir discos en formato mp3 o que tuviese entrada USB. Con un ordenador tenemos la ventaja de poder almacenar gran cantidad de material sonoro, clasificarlo, etc. Además disponemos de softwares (muchos gratuitos) que nos ayudan a controlar y editar los tracks (cambios de tono, repeticiones A-B…). Si el ordenador está conectado a la red tenemos infinidad de canciones y backing tracks en ella, sin olvidar los vídeos que en una mini-cadena no podemos reproducir y aquí sí.

¿Cómo tener un tempo ajustable?

El metrónomo va a ser un aparato fundamental en nuestra práctica. Podemos adquirirlos desde precios bastante reducidos y también hay programas en la red que ofrecen claquetas gratuitas, incluso aplicaciones para el teléfono móvil. Por un poco más de dinero podemos pensar en una caja de ritmos, la cual, no sólo nos proporciona un simple “clic”, sino que nos permite trabajar sobre grooves, acordes y armonías… Si tenemos algunos conocimientos de grabación podemos usar programas de loops, grabadores multipistas o softwares de grabación para el ordenador (Cubase, Logic…) y fabricarnos nuestras propias bases con cambios armónicos y tempos según nuestras necesidades.

¿Cómo grabarnos a nosotros mismos?

Este apartado, tenido muy poco en cuenta por los guitarristas, es fundamental para observar nuestro progreso como músicos. Como he dicho antes, con la tecnología de hoy en día podemos plantearnos la posibilidad de grabarnos en vídeo con lo que podemos analizar, no sólo el sonido que tocamos, sino las posiciones de nuestras manos, de la púa, etc. Disponiendo de un ordenador podemos grabar nuestro sonido con programas profesionales o semi-profesionales como Cubase, Logic, etc. Con lo que nos haría falta un interface de audio (tarjeta de sonido). Pero ya que el sonido no tiene que ser de calidad profesional, una posibilidad que recomiendo mucho es instalar una webcam (casi todas traen micrófono) y grabarnos en audio y video. Si no tenemos este material, las posibilidades son muchas: hoy en día casi cualquier teléfono móvil o cámara de fotos puede hacer estas funciones. También hay aparatos para la grabación de audio y vídeo especial para músicos, conciertos y volúmenes altos (marcas como Zoom, Boss,…).

Anexo 1: Más equipo, menos tecnología

Os presento ahora una lista de materiales que, sin ser equipos complejos o de última generación, nos van a hacer más fácil el estudio:

Un atril para leer cómodamente nuestras partituras y lecciones.

Una mesa amplia en la que poder escribir sin tener que apartar otros trastos.

Un espejo: grabarnos en vídeo está bien, pero si podemos observarnos permanentemente a la hora de tocar, seguro que perfeccionamos muchas más cosas.

Iluminación: ya sabéis, que no nos cueste leer y que no nos deslumbre la pantalla del ordenador por estar en una habitacióm pobremente iluminada

Refrigeración/calefacción: si podemos mantener una temperatura regular durante todo el año, los instrumentos y el equipo sufrirán menos.

Anexo 2: Mi equipo de estudio

Como toda esta explicación puede quedar un poco ambigua, os voy a presentar el equipo que yo uso para estudiar en casa, aún así, os animo a que preguntéis cualquier duda con vuestros materiales y yo os ayudaré encantado.

Mi material, aunque está en constante cambio, lo he basado en un ordenador con algunos softwares, pero también feriféricos externos, comenzamos: El núcleo de mi equipo es un Macintosch G4, no especialmente moderno, pero sirve. En él almaceno todos los archivos relacionados con mi trabajo (backing tracks, mp3, clases grabadas en audio, repertorios, apuntes digitales…). Tiene una tarjeta de sonido experna (M-Audio 410) que derivo a unos monitores Edirol o a los cascos (opción muy útil para no molestar). Aquí tenéis por tanto la respuesta a la pregunta “¿cómo reproducir canciones?”.

Para el metrónomo uso una caja de ritmos Yamaha Big Jam, bastante antigua, pero muy efectiva. Además, contiene grooves de batería, temas, cambiuos de tonalidad…

Mi sonido lo saco de un emulador Avid Eleven Rack al que a veces conecto mi set de pedales, para preparar conciertos sobretodo, con distorsiones, delay, wah wah y demás efectos. La señal pasa por la tarjeta de sonido y la manejo desde el Mac. La guitarra que uso normalemnte es mi Vanz TL Custom 0021, un instrumento de gran calidad versátil a la vez que personal, que se ajusta perfectamente a mis exigencias de trabajo.

Para grabar mis progresos uso el software Cubase SE 3. Con él puedo, por ejemplo, importar un backing track e improvisar sobre él grabando lo que toco, o usar su metrónomo para los ejercicios de velocidad y así comprobar si están correctamente ejecutados.

Como véis, no es gran cosa, ya que, aunque suene redundante, lo importante de tocar es precisamente eso, tocar, y no estar pendiente de un equipo que supera nuestro conocimiento y que nos hace perder tiempo de estudio.

Espero vuestras dudas y sugerencias, saludos!

*Oscar Díez es endorser Vanz y Artista Klein Pickups


Acciones

Information




A %d blogueros les gusta esto: